El número de ingresos  es de 1.100-1.200 pacientes al año. Sin embargo, teniendo en cuenta solo aquellos ingresos que requieren cuidados durante más de 24 horas, anualmente ingresan en nuestra unidad 600-650 pacientes. Así, la estancia media es de aproximadamente 3.7 días, con una ocupación cercana al 100%.

Los pacientes son, principalmente, postoperados de cirugía mayor compleja, traumatismos graves procedentes de urgencias y pacientes con complicaciones graves ingresados en el hospital en los servicios quirúrgicos.

Se distribuyen del siguiente modo:

  • Cirugía cardiaca (38%),
  • Cirugía digestiva complicada y Sepsis de origen abdominal (22%),
  • Politraumatismos severos,
  • Trauma craneoencefálico y trauma torácico (16%),
  • Neurocirugía (9%),
  • Cirugía torácica compleja (5%)
  • otras especialidades como cirugía vascular, otorrinolaringología y cirugía máxilo-facial (10%).

La gravedad media de nuestros pacientes, cuantificada por las escalas universales APACHE II y SAPS II (15.6 y 36, respectivamente) es discretamente superior a la media de las UCIs nacionales (APACHE II 14.8  y SAPS II 34.6 ). Sin embargo, la mortalidad de nuestros enfermos (7.6%) es sensiblemente inferior a la media nacional de las diferentes unidades de cuidados intensivos (10.7%).

En los últimos años nuestra UCI se ha adherido a los proyectos nacionales de prevención de infecciones en cuidados intensivos: Bacteriemia Zero (BZ) y Neumonía Zero (NZ).

Los cursos de formación impartidos dentro de nuestra propia unidad a todo el personal sanitario (auxiliares, enfermería y médicos) así como la aplicación de los paquetes de medidas que se incluyen en estos proyectos, nos han permitido mantener unas cifras de infección en UCI por debajo de la media tanto autonómica como nacional1.

Profesionales sanitarios de la unidad de reanimación

En nuestra unidad trabajan a diario 4 Médicos Especialistas en Anestesiología y Reanimación y 4 Médicos Internos Residentes (MIR) de ésta y otras especialidades. Existe, además, Personal de Enfermería, uno por cada dos pacientes, organizándose tres turnos de trabajo de mañana, tarde y noche.