16 abril 2019,
 0

El Prof. Javier Belda ha publicado un editorial sobre la necesidad de encontrar un índice que garantice con mayor seguridad el momento de la retirada de la ventilación mecánica a pacientes asistidos en cuidados intensivos, comentando un artículo original publicado recientemente.

El proceso de retirada de la ventilación mecánica implica una estrategia de dos pasos. Inicialmente, el momento del inicio de la desconexión se identifica a través de una evaluación clínica y una valoración objetiva de la hemodinámica, el intercambio de gases, la estimulación adecuada y la función pulmonar. Luego, se debe realizar un ensayo de respiración espontánea (SBT, por sus siglas en inglés), que es la prueba diagnóstica más utilizada para evaluar la preparación para la extubación. El objetivo de SBT es evaluar la seguridad de la interrupción de la ventilación invasiva.

La interrupción prematura o el fracaso de la retirada se define como la incapacidad para mantener la respiración espontánea y sin asistencia a las 48 horas después de la interrupción de la asistencia respiratoria mecánica. El fracaso se produce en el 10-20% de los pacientes extubados, lo que conduce a resultados muy deficientes. Esto puede justificar que la desconexión de la ventilación tienda a retrasarse en la práctica clínica. Hay mucha evidencia que muestra que el tiempo que se pasa en el proceso de desconexión podría ser tan alto como el 50% de la duración total de la ventilación mecánica. Por lo tanto, cualquier investigación en este tema que agregue nuevos conocimientos a la misma será bienvenida.

The quest for the perfect weaning index. Ferrando C, Mellado R, Belda FJ. Minerva Anestesiol. 2019 Mar 12. doi: 10.23736/S0375-9393.19.13593-6.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.